La Asociación Española de Esclerodermia y el COFCAM promueven una charla para la detección precoz de esta enfermedad rara

Tanto la presidenta de la AEE como la doctora Clara Méndez, especialista en Reumatología en el Hospital Universitario de Toledo, destacaron como aumenta la supervivencia si esta enfermedad se detecta antes, y la importancia de los farmacéuticos para asesorar a los pacientes al respecto.


El Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (COFCAM) y la Asociación Española de Esclerodermia (AEE) promovieron una webinar para hablar de Esclerodermia, cuyo objetivo consistía en promover que se adopten todas las medidas que contribuyan a la mejora de la calidad de vida de estos enfermos y allegados.


La doctora Clara Méndez Perles, facultativo especialista en Reumatología en el Hospital Universitario de Toledo impartió esta charla, en la que se inscribieron más de 60 farmacéuticos de toda Castilla-La Mancha.


Abrió la actividad telemática María Teresa Bello Muñoz, presidenta de AEE, a la que presentó el director técnico del COFCAM, Ignacio Piédrola. Bello agradeció al Consejo de Farmacéuticos la colaboración por “la importancia que tiene de cara a la prevención precoz de la esclerodermia, para contribuir a la calidad de vida de nuestros enfermos y de sus allegados”.


La doctora Méndez Perles comenzó hablando de qué es la esclerodermia, enfermedad de las llamadas raras, para luego referirse a las esclerosis cutáneas primarias y a las Secundarias, y puso ejemplos de cada una y de cómo afecta, más allá de la piel, al sistema pulmonar, vascular, cardiaco, digestivo y renal.


Mendez dejó claro que es muy importante diagnosticarla precozmente de manera que hace años el índice de supervivencia al detectar la esclerodermia era del 54% y en los últimos años éste roza el 70% y se debe principalmente a la detección precoz,  y como el fenómeno de Raynaud es síntoma la mayoría de las veces de que se padece esta enfermedad, que se detecta con técnicas capilaroscópicas.   


La especialista se refirió también a los fármacos que se emplean más frecuentemente para tratar esta enfermedad tanto en tratamiento ambulatorio como Hospitalario.


Terminó dando tres mensajes claros a los farmacéuticos para que los trasmitieran a los usuarios de oficinas de farmacias y de estos servicios: en primer lugar, dejar claro que se trata de una enfermedad rara, heterogénea, crónica y potencialmente grave. Segundo que si hay un diagnóstico y cribado precoz, se consigue una mayor supervivencia. Y tercero que si se ve el fenómeno de Raynaud, que siempre se consulte al respecto porque en el 95% de los casos se trata de una esclerodermia.


En el debate posterior se insistió en que el colectivo farmacéutico puede ser un importante agente sanitario para detectar este tipo de enfermedad, derivando a los pacientes a su médico.